Después de torrarnos al Sol, en la Explanada, para tomar la paella, la cerveza y esperar a los sorteos. Esta, fué la recompensa, sombrita y refrigerio, comentarios e intercambio de experiencias y sensaciones vividas durante la Marcha San Bicileto.